Novedades

 
30 de Agosto de 2016 | Notas | La Nacion Argentina

Los fondos cerrados, la apuesta del mercado para captar los dólares del blanqueo

Al menos seis administradoras tienen en gateras fondos inmobiliarios, relacionados con el agro o que apuntan a financiar obras de infraestructura; su salida depende de una reforma impositiva.
El mercado no perdió el tiempo. A un mes de iniciado el blanqueo, ya hay al menos seis administradoras independientes trabajando para lanzar fondos de inversión cerrados, y así canalizar parte del dinero de todos aquellos que quieren exteriorizar sus ahorros pero sin tener que pagar el impuesto especial del 10 por ciento. La gran mayoría de los proyectos apunta a inversiones inmobiliarias o relacionadas con el agro, aunque también hay algunos proyectos puntuales para financiar obras privadas de infraestructura.
“Venimos trabajando con el tema fondos cerrados desde enero, antes de que existiera el blanqueo. Porque tenemos oficinas en Colombia y en Perú, y tenemos fondos cerrados ahí y sabemos lo que es la industria. En Colombia, hay 46 fondos cerrados que manejan US$ 14.000 millones, y el Perú hay casi la mitad. Todo eso es plata que va en la economía real”, dice Juan Martin Molinari, responsable regional de banca de inversión Ad Cap Securities. “Y como veíamos que la Argentina era una economía que iba a demandar mucho capital, pensamos, ¿por qué no va a pasar algo similar en la Argentina, en donde además se originó la ley de fondos que se copió en toda la región? Luego identificamos dos o tres negocios, porque como iban a ser un mercado nuevo no había que innovar demasiado. Y apareció el blanqueo”, explicó.

Ad Cap tiene previsto presentar dos fondos inmobiliarios, uno agropecuario y está analizando la posibilidad de un cuarto, con inversiones en infraestructura, particularmente en puertos y proyectos de logística. Consultatio, la gestora de Eduardo Costantini, presentó hace algunas semanas un proyecto de fondo inmobiliario, y tendrían planes similares Bainter, la administradora del ex Citi Kony Strazzolini; Axis, la gestora fundada por el actual secretario de Finanzas, Luis Caputo; y el Grupo SBS, con proyectos relacionados con el mercado inmobiliario e inversiones energéticas.

Allaria Ledesma, por su parte, anunció la semana pasada que inició los trámites en la Comisión Nacional de Valores (CNV) para lanzar un fondo inmobiliario, que se llamará Allaria Residencial Casas Arg, de la mano de la desarrolladora Casas Arg, que tiene operaciones similares en Uruguay. “El desarrollo inmobiliario está dirigido al comprador cliente final, no al inversor inmobiliario”, dijo Juan Politi, vicepresidente de Allaria Ledesma Administradora de Fondos, quien estimó que el fondo podría tener una rentabilidad de entre el 16 y 1 9% anual en dólares. “Porque estamos pensando en vender el producto que elaboramos al usuario final y no al inversor que quiere sacarse una renta. Y contamos con la propuesta de créditos hipotecarios de los bancos. Pensamos en unidades de entre 100 y 200.000 dólares de precio final”, agregó.

La ley de blanqueo establece que quienes exterioricen fondos vía la compra de cuotaspartes de fondos cerrados quedarán eximidos de pagar el impuesto especial de hasta el 10 por ciento. La única condición es que el dinero debe quedar inmovilizado en los fondos por cinco años. Aunque, en el ínterin, pueden cobrar la renta que ofrezca el fondo.

Según la Resolución 672 de la Comisión Nacional de Valores (CNV), quienes se vuelquen a esta opción tendrán hasta el 11 de marzo para ejercerla. Superada esa fecha, quedarán expuestos a pagar el impuesto previsto en la ley. Cada fondo cerrado, en tanto, deberá tener al menos 10 cuotapartistas, con un monto mínimo suscripto de US$ 250.000 y máximo de US$ 10 millones.

Para que los fondos efectivamente comiencen a recibir inversiones, no obstante, en el mercado está a la espera de que avance en el Congreso la reforma impositiva de los fondos cerrados, que hoy están castigados por una doble imposición: los proyectos pagan Ganancias y luego la renta que recibe el inversor vuelve a quedar gravada. La CNV tendría previsto incorporar los cambios en la nueva ley de mercado de capitales, que esperan someter a discusión del Congreso en septiembre.

“El tratamiento impositivo, que se modificó en los años 90, hizo a los fondos cerrados muy ineficientes, y fueron reemplazados por fideicomisos”, señaló Molinari. “Por eso la reforma impositiva es tan importante”, opinó.

En el mercado la apuesta pasa por que, a medida que la economía tienda a normalizarse, y con ella, bajen los rendimientos de las inversiones financieras tradicionales, los inversores vayan en la búsqueda de activos de la economía real, que ofrezcan retornos más atractivos. Y el vehículo para ellos serían los fondos cerrados.

“Para la industria, el fondo cerrado va a ser fundamental. Va a traer el desarrollo de un nuevo abanico de productos que hoy no existen”, opinó Leandro Trigo, director de Grupo SBS. “Y esto, más allá del blanqueo, como un producto genérico”.

Por ahora, el instrumentos sólo hizo mella entre las administradoras independientes, que suelen ser las que se suman antes a las nuevas tendencias, y con una cartera de clientes de banca privada más fácil de gestionar. Pero no se descarta que, más adelante, incluso, pasado el blanqueo, los bancos también participen del negocio.